“Creatividad es el camino de lo difícil a lo posible”

Según la RAE, es la facultad o capacidad de creación, y a esa capacidad le debemos la innovación y el progreso de la civilización. Está extendida la idea de que la creatividad es una cualidad innata, a menudo relacionada solo con las disciplinas artísticas, pero la creatividad puede estar presente en todos ámbitos de la vida, y hay diversos estudios que sugieren que se puede estimular.

El pensamiento creativo nos ayuda a encontrar soluciones nuevas a problemas, nos permite idear métodos de trabajo y estudio acordes a nuestras peculiaridades personales, nos aporta iniciativa y capacidad emprendedora, nos permite ver más allá de lo obvio, encontrando caminos que no se habían andado. Los principales campos del saber han avanzado gracias a aquellos que, en un momento determinado, decidieron salirse de su zona de confort y arriesgarse a crear cosas nuevas.

El proceso creativo se desarrolla a través de diferentes fases y enfoques, que no siempre tienen que coincidir con el que se muestra a continuación.

Este proceso podría empezar con la identificación del objetivo que se persigue o el problema que se desea resolver, lo que genera la necesidad de recopilación de documentación e información para su estudio. Una vez que se domina el tema a abordar, comienza la generación de ideas y la búsqueda de alternativas utilizando métodos que aplican distintas técnicas creativas, como pueden ser las analogías, la lista de atributos, análisis, combinatoria, o la “provocación”, entre otras muchas.

Estas acciones estimulantes de la imaginación mejoran si se crea un ambiente propicio, que deje espacio para la vinculación emocional, y se concede un tiempo adecuado, ya que las mejores ideas no suelen ser las primeras que aparecen. Tras la tormenta de ideas, éstas se desarrollan, se expresan, se debaten, se seleccionan, en definitiva, se evalúan y se acaban implementando. Con mucha frecuencia, comienza de nuevo el ciclo tras la detección de nuevas necesidades.

Esta capacidad creativa no puede quedarse al margen de la escuela, estando justificado el plantearnos la necesidad de fomentar el pensamiento creativo en nuestras aulas. Muchas veces nos asombra la imaginación casi infinita de los niños pequeños. Y asombra de igual manera comprobar cómo esa capacidad parece ir disminuyendo a medida que crecemos. Como docentes, tenemos un reto importante frente a nosotros: intentar revertir esto. Está en nuestras manos crear los espacios adecuados para permitir el desarrollo y la estimulación del pensamiento divergente, tan necesario en nuestros alumnos.

El conseguir que fluyan las ideas creativas no es fácil. A menudo existen barreras en el entorno y en nosotros mismos que limitan el proceso de creación.  Debemos aprender a identificar estas barreras y aplicar métodos que favorezcan la generación de ideas originales. No podemos olvidar que, a veces, “simples” ideas han dado lugar a grandes avances de la sociedad.

El proceso creativo es un proceso vivo y tenemos la posibilidad de facilitar todas las fases del mismo a través de herramientas que el desarrollo de la tecnología nos va ofreciendo. Especial relevancia tienen las herramientas TIC y sacar todo el potencial de las mismas, es un factor clave que nos apremia a adquirir las competencias necesarias para poder aplicarlas de forma eficaz.

El curso que ofrecemos desde el CTIF Madrid-Norte, PENSAMIENTO CREATIVO. CÓMO FOMENTARLO A TRAVÉS DE LAS TIC, abordará todo lo expuesto anteriormente, dotando al docente de conocimiento sobre el proceso creativo, así como herramientas y recursos para ser capaz de entrenar su propia capacidad creativa y la de sus alumnos. Con ello conseguiremos docentes capaces de innovar en su práctica y proponer experiencias de aprendizaje novedosas, que permitan atender a todo el alumnado, reforzando a los alumnos que necesitan apoyo, y enriqueciendo a aquellos que cuentan con mayores capacidades.

Se trata, en definitiva, de conseguir hacer posible lo difícil, tomando caminos distintos a los habituales.

Comentarios cerrados.