eTwinning, una metodología para todas las edades: un paseo con el alumnado Infantil

El curso académico 2016- 2017 no solo empezaba ciclo de nuevo y volvía a ser tutor de una clase de niños y niñas de 3 años, con todo lo que esto conllevaba (grupo nuevo, la mayoría saliendo por primera vez de su casa y de su entorno, llantos desde la entrada hasta la salida del centro escolar, falta de hábitos y rutinas…), sino que un equipo motivado del colegio decidió embarcarse en un proyecto Erasmus + KA 101. Con este proyecto de internalización de nuestro centro se introdujo en nuestras clases algo que, en principio, yo vi totalmente inviable: la metodología eTwinning.

Nos habíamos planteado la posibilidad de trabajar de manera colaborativa con la plataforma eTwinning para la articulación de nuestro proyecto Erasmus+: “La mejora de la calidad educativa a través de las TIC” . Y fue así como nos pusimos manos a la obra.

En un primer momento, pensé que la idea era muy bonita, pero con los estudiantes mayores claro. Me pregunté: ¿Cómo va a participar mi alumnado si apenas se les entiende cuando hablan en castellano? Como para poder hacerlo en inglés… ¿Cómo van a colaborar con otras clases si están aprendiendo a compartir ? Miles de preguntas surgieron en mi cabeza, pero todavía así decidimos seguir adelante.

Nuestro primer proyecto consistió en un intercambio de villancicos y tarjetas navideñas. La idea era sencilla y no me resultó muy difícil llevarla a cabo en clase. La tarjeta navideña era una actividad que ya se realizaba en el centro desde hacía años. En esta ocasión, el cambio fue enviarla a un país extranjero y que el alumnado grabara el villancico para incorporarlo en el Twinspace, aula virtual del proyecto. Parecía que finalmente sí se podían hacer proyectos eTwinning con el alumnado de 3 años. Lo mejor de todo el proceso fue ver sus caras al recibir las tarjetas de otros niños y niñas que estaban en un país lejano, que hablaban raro según ellos y ellas y que cantaban villancicos que se sabían, pero que ni sonaban igual ni lograban entenderlos.

Así que nos animamos a realizar otro proyecto y luego otro y así sucesivamente. Lo que en principio empezamos a hacer con actividades complementarias en el centro utilizando eTwinning se fue convirtiendo en parte de nuestro día a día en el aula. En el último trimestre de aquel curso académico, mi metodología de trabajo había cambiado ya drásticamente. Modificamos parte de nuestra programación en Infantil para que el proyecto que íbamos a trabajar ese trimestre se lograsen los objetivos y contenidos planificados a través de la metodología eTwinning.  Así es como nació el proyecto del “Principito”. No hubo vuelta atrás, me enganché del todo a esta forma de trabajar y para siempre. Puedes visitarlo en: https://twinspace.etwinning.net/36106/home

En solo un curso, pasé de ser un escéptico en eTwinning a ser un verdadero enamorado. Pasé de no ver cómo sacar adelante este tipo de metodología en Infantil a trabajar únicamente por proyectos con otros centros escolares. Pasé de no creer que se pudiese hacer con el alumnado de mi etapa a trabajar mano a mano con otros ciclos.

Y en solo dos cursos di otro salto, de ser un escéptico de eTwinning a convertirme en Embajador eTwinning de la Comunidad de Madrid.

Puedes conocer los proyectos que hemos realizado en:

http://etwinningproyecta2.blogspot.com/p/datos-generales-el-proyecto-que.html

También puedes conocer más de mi trabajo en:

https://tandemalyan.wixsite.com/nuevasherramientas

https://www.educa2.madrid.org/web/guardianesdelabiblioteca/inicio

Mi más sincero agradecimiento a las compañeras de Infantil que me acompañan en esta aventura, a la embajadora Almudena García por ser una parte imprescindible de este tándem y seguir pedaleando a mi lado en cada nuevo recorrido que se nos va presentando, al SNA, la Subdirección General de Formación del Profesorado de la Comunidad de Madrid y a la Embajada eTwinning de Madrid por su increíble apoyo, su acogida y por seguir contagiando la ilusión de llevar eTwinning hasta el infinito y más allá.  Y, por supuesto, al alumnado que comparte todos esos proyectos y los llenan de magia, ilusión, diversión y reconocimiento a través de sus sonrisas y a sus familias.

Andrés Sigüenza Valle, maestro de Educación Infantil en el CEIP Carlos Ruiz de Navalcarnero y Embajador eTwinning de la Comunidad

andres.siguenza@educa.madrid.org

Twitter:  @lucutabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *