Programa de ayuda para detección temprana de dislexia (Change Dyslexia, investigación Luz Rello)

La Consejería de Educación e Investigación, dentro de su interés por la atención a los alumnos con problemas de aprendizaje, promueve las últimas investigaciones y evidencias científicas que ayuden a su detección precoz. En esta línea y atendiendo al interés prioritario de la Consejería por detectar de forma temprana las dificultades de aprendizaje de todos los alumnos, de manera que se pueda ofrecer la respuesta más adecuada a sus necesidades y que estos alcancen su máximo potencial, ha venido colaborando con la investigadora Luz Rello desde hace tiempo. La actividad principal de Change Dyslexia es el desarrollo, distribución y comercialización de herramientas informáticas para el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de lecto-escritura (principalmente dislexia), con el fin de reducir eI fracaso escolar, además de la investigación en el área de la dislexia y otros trastornos que deriven en dificultades del aprendizaje.

Change Dyslexia tiene la patente de la aplicación Dytective (patente registrada referencia: 15/493,060) que es la primera herramienta que integra tecnología puntera de aprendizaje automático usando Redes Neuronales Recurrentes (un tipo de inteligencia artificial) y juegos informáticos con una fiabilidad del 90%. El test dura 15 minutos y analiza un total de 197 variables relacionadas con el rendimiento del usuario ante una serie de ejercicios lingüísticos y de atención relacionados con manifestaciones de la dislexia. Una vez realizado el test se emite un informe donde se especifica si hay riesgo de tener dislexia con más de 90 % de precisión. Ha sido validado científicamente. Dytective además ofrece una amplia categoría de actividades y ejercicios que mejoran de forma científica la competencia lingüística de los estudiantes con dificultades de aprendizaje.

Change Dyslexia tiene como referencia a Luz Rello, investigadora española de la Carnegie Mellon University, licenciada en lingüística y doctora en ciencias de la computación, que desarrolla el estudio de detección temprana de dislexia a través de la aplicación Dytective. La doctora Rello es la primera española en recibir el premio a la mejor investigadora joven europea en 2013, seleccionada como una de las mejores innovadoras menores de 35 por el MIT Technology Review y Premio Fundación Princesa Girona Social 2016.

El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, acompañado de la investigadora Luz Rello, ha visitado hoy el colegio Asturias para presentar los resultados de la colaboración con Change Dyslexia, que se inició para atender a las demandas del profesorado interesado en conocer y manejar herramientas que ayuden a detectar de forma temprana las dificultades de aprendizaje de su alumnado. En este programa que ayuda a detectar la dislexia participaron 49 colegios de la Comunidad de Madrid al finalizar el curso 2016/2017 y en el inicio del curso 2017/18. Se ha administrado a un total de 9.265 alumnos, alumnos de 3º, 4º, 5º y 6º de Educación Primaria. La recepción de los datos de este programa ha permitido evaluar muy positivamente este proyecto piloto y ha sido clave para la toma de decisión para el curso 2018-2019, donde se está trabajando para ofrecer a 100 colegios de la Comunidad de Madrid el participar en el proyecto, lo que permitiría para todos los estudiantes de los Colegios participantes utilizar la aplicación de detección de dislexia Dytective y el uso ilimitado durante todo el curso escolar de la aplicación Dytective U, que ofrece recursos, materiales y juegos de mejora de las dificultades de lecto-escritura de los estudiantes de Educación Primaria.

En la aplicación Dytective se plantean ejercicios para completar en 15 minutos aproximadamente. Dytective emplea inteligencia artificial y analiza más de 200 variables y notifica si hay riesgo de tener dislexia con más de 90 % de precisión. Ha sido validado científicamente. Al finalizar el test los alumnos han recibido un informe detallado con los resultados. Este test no equivale a un diagnóstico profesional, el resultado es un mero indicador de riesgo y se ha de acudir a un profesional para un diagnóstico final.

Por otra parte, y dentro de su apuesta por mejorar la atención de los alumnos con dificultades específicas de aprendizaje, la Comunidad de Madrid ha reforzado de manera importante el número de aulas TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo) con el objetivo de cumplir el compromiso de mantener cinco alumnos TEA (Trastornos del Espectro Autista) por clase.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *