La metodología de aprendizaje servicio en la educación primaria y secundaria

El interés del profesorado por la metodología aprendizaje servicio está creciendo, como lo muestra la aparición de cursos de formación permanente. Recientemente, el Centro Territorial de Innovación y Formación Madrid-Este, organizó el curso “La metodología de aprendizaje servicio en la educación primaria y secundaria”, en el que participaron profesores interesados en aplicar esta metodología en sus aulas. A través de presentaciones orales, grupos de discusión y análisis de caso reales, el curso trató diversos contenidos como el concepto de aprendizaje servicio, su fundamentación teórica, su perspectiva internacional, sus posibilidades de aplicación en la educación primaria y la secundaria, modalidades, pasos para su desarrollo, evaluación, entre otros. El curso contó con la colaboración del Grupo de Investigación “Cultura Cívica y Políticas Educativas” de la Universidad Complutense de Madrid, donde se desarrollan actualmente varios proyectos de aprendizaje servicio con estudiantes de las Facultades de Educación, Trabajo Social y Enfermería, Fisioterapia y Enfermería, en colaboración con varios centros educativos y diversas entidades sociales.

Aprendizaje Servicio ¿Qué es y qué nos aporta a la educación?

Desde hace unos años el nombre del aprendizaje servicio se ha empezado a escuchar cada vez con más frecuencia en el ámbito educativo, desde de la educación primaria hasta la universidad. Sin embargo, aunque su nomenclatura es bastante sencilla, su descripción y sobre todo su desarrollo resulta bastante más complejo, e implica poner en funcionamiento y coordinación un conjunto de elementos curriculares, organizativos y sociales, tanto del interior como del exterior del centro educativo.

Fuente imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Service_Learning_Starts_With_Youth.jpg

Ahora bien, ¿qué es el aprendizaje servicio? Es una metodología docente que combina el aprendizaje académico de los estudiantes con un servicio a la comunidad, lo que posibilita la puesta en práctica de conocimientos, habilidades y actitudes en entornos reales, que suponen una mejora del entorno a través de un proyecto integrado. Veámoslo con un ejemplo. Desde los centros educativos en no pocas ocasiones se realizan actividades de carácter social, encaminadas a realizar un servicio a la comunidad. Algunos centros han participado con sus estudiantes en las campañas de donación de sangre, contribuyendo a su difusión y realizando diferentes actividades encaminadas a aumentar el número de donantes. Como actividad de servicio, se trata de una labor muy positiva, pero al mismo tiempo puede convertirse en un aprendizaje muy valioso de ciertos contenidos curriculares de varias asignaturas del currículum. Quizá las más evidentes, pero no las únicas, sean aquellas relacionadas con las ciencias naturales, donde los alumnos tienen que estudiar la composición de la sangre, su función en el cuerpo humano, los diferentes grupos sanguíneos, las necesidades de donación de las sociedades, etc.

Si vinculamos esta actividad de aprendizaje con la del servicio, estaremos implicando a nuestros estudiantes en una experiencia mucho más significativa, que conecta la teoría con la práctica, el centro educativo con la realidad social y sus necesidades. Los contenidos pueden dejar de ser únicamente aquello que tienen que estudiar en el colegio o el instituto, para adquirir una mayor relevancia social, que en el caso de la donación de sangre, llega incluso a salvar vidas.

Unido a esto, puede decirse que los contenidos curriculares que se trabajan implican también dos de las cuestiones más valoradas, pero también más difíciles de fomentar en el aula, como son la formación ética y cívica de los estudiantes. En efecto, el aprendizaje servicio proporciona oportunidades para que los estudiantes conozcan la realidad social, sus problemas y necesidades, y al mismo tiempo les concede la posibilidad de participar en la puesta en marcha de soluciones, aumentando así su compromiso cívico y su sentido de la responsabilidad social.

Son muchas las posibilidades que los centros educativos tienen para desarrollar programas de aprendizaje servicio, desde actividades de mejora del medio ambiente (conservación, limpieza, reciclaje, ahorro energético, etc.), atención a personas (mayores, enfermos, discapacitados, etc.), mejora de la calidad de vida (dinamización cultural, acciones reivindicativas, etc.), causas solidarias (refugiados, violencia de género, etc.), por citar solo algunas.

Aprender mejor, de manera más significativa, implicando a los niños y jóvenes con la sociedad y desarrollando capacidades específicas y transversales, son las principales aportaciones del aprendizaje servicio. Los profesores que lo han puesto en marcha, que cada vez son más, saben que el esfuerzo que requiere merece la pena. Aun así, queda mucho por avanzar y en ello sería muy positiva la implicación de quienes tienen responsabilidades políticas, para facilitar el trabajo en red con otras instituciones, crear espacios y tiempos de coordinación, conseguir la institucionalización en los centros educativos, entre otras medidas.

Aunque aún no son muchos, están creciendo los espacios web dirigidos a presentar el aprendizaje servicio, recoger recursos y experiencias de éxito. En este sentido, cabe destacar la web de la Red Española de Aprendizaje Servicio: https://aprendizajeservicio.net/, promovida por un importante número de grupos procedentes de diversas comunidades autónomas que tienen como objetivo impulsar esta metodología educativa. Entre los diferentes recursos que se encuentran en la página puede destacarse la convocatoria de los Premios de Aprendizaje Servicio, concedidos en diferentes categorías, que permiten conocer experiencias reales que se están desarrollando en diversos centros educativos.

Por citar un ejemplo de los proyectos premiados, puede verse el vídeo elaborado por los estudiantes del IES Cardenal Cisneros, de Alcalá de Henares, donde los alumnos de 3º de ESO colaboraron con las campañas de donación de sangre del Hospital Príncipe de Asturias al mismo tiempo que los profesores y los profesionales sanitarios realizaban actividades formativas con los alumnos.

Otro sitio web de interés, en este caso del entorno latinoamericano, es la del Centro Latinoamericano de Aprendizaje Servicio Solidario http://www.clayss.org/ donde llevan décadas trabajando este tipo de proyectos y en la que pueden encontrarse muchos ejemplos prácticos, recursos, experiencias, publicaciones, etc.

Autor: Juan Luis Fuentes (UCM), ponente en el curso “La metodología de aprendizaje servicio en la educación primaria y secundaria” (CTIF Madrid-Este).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *